You are here
Portugal estrenó su palmarés/ Foto AP EUROCOPA Recomendado 

Portugal aprendió a sobrevivir para ganar la Eurocopa 2016





La selección de Portugal se presentó a la final de la Eurocopa de Francia 2016 después de un torneo irregular y con total merecimiento completó un buen partido ante el anfitrión del torneo para estrenar su palmarés con el primer título de su historia.

Portugal estuvo en una constante mutación durante el torneo, adaptándose ante las distintas situaciones que se le presentaron, asumiendo su posición para conseguir llevarse el triunfo en una final en la que reaccionaron mejor que su rival en todo momento.

La lesión de Cristiano Ronaldo lo cambio todo

Al minuto ocho Payet realizó una entrada muy fuerte a Cristiano Ronaldo, en la que ciertamente no cometió falta, pero la dureza de la jugada se estrelló de lleno contra la rodilla izquierda del crack portugués. En ese instante cambiaría la historia del partido.

Los 17 minutos que siguieron hasta el cambio de Cristiano fueron de total incertidumbre para ambas escuadras que tardaron en reaccionar ante el hueco que dejaba el mermado jugador luso, hasta que su rodilla dijo basta y Santos empezó a darle una lección a Deschamps.

El resto de la primera parte transcurrió entre el estupor que generó la ausencia de la estrella del conjunto lusitano, alterando el plan completamente. Los franceses no supieron cristalizar sus ocasiones en esos primeros momentos de incertidumbre; mientras que los portugueses reaccionaron con gallardía y volvieron al plan establecido. En ese momento Portugal inclinó un poco la balanza, porque desde lo mental ya estaba ganando.

Santos le dio un repaso a Deschamps

La segunda mitad fue un derroche de energía de parte de Francia, que intentó ganar desde la potencia de sus jugadores; sin embargo Portugal se mantuvo firme y en su defensa, más el portero, contuvo cualquier posibilidad de ataque apoyándose también en un Santos que dio en la tecla con cada intervención.

LEE TAMBIÉN:  RENATO SANCHES, EL MÁS JOVEN EN JUGAR UNA FINAL DE LA EUROCOPA

Primero no cambió el esquema con la salida de Cristiano. Al entrar Quaresma el dibujo se mantuvo y el plan defensivo en el que ahogar a Pogba era una de las claves, además de la concentración de los centrales con cualquier arrancada de Griezmann o Giroud, pudo seguir en pie. Solo las galopadas deSissoko daban aire a un conjunto francés faltó de ideas.

Ya en ese segundo tiempo la entrada de Coman (Deschamps seguía apostando por la energía de sus jugadores), más el buen momento de Sissoko, obligó a Santos a dar entrada a Joao Moutinho, en detrimento de Adrien Silva, fortaleciendo así el mediocampo. La apuesta salió bien porque el plus que dio Caman y luego Gignac era bien contenido desde la mitad de la cancha.

A 10 minutos del final Santos movió ficha con el ingreso de Eder. El nueve del equipo entró enchufado al partido, siendo ese receptor que se necesitaba arriba cuando las ganas de Francia mermaban. No solo pudo hacer de pivot, también retenía y ayudaba a mantener el balón en posesión de los portugueses.

Deschamps se fio de la fuerza de los suyos olvidándose de la generación de fútbol algo que ayudo al plan de Portugal que se limitó a contener cada embestida de un juego que se tornó repetitivo y falto de ideas.




El azar que nunca falta

Ciertamente en todo juego interviene la suerte y esta final no fue la excepción. Francia tuvo muchas oportunidades de anotar, muy recordado será el cabezazo de Griezmann que se fue por muy poco o el tiro al palo de Gignac en el minuto 92, pero sería de necios no darles méritos a una defensa y a un Rui Patricio espectaculares. Esas oportunidades no pudieron contenerlas, pero muchas otras si, allí está plasmado todo su esfuerzo y trabajo de un equipo que tuvo suerte combinada con mucha lucha.

El azar intervino en el hecho de que Eder marcará el gol más importante en la historia de Portugal, porque esa rueda que empezó a girar con la lesión de Cristiano siguió hasta la entrada de un delantero que no estaba ha llamado a ver minutos y finalmente fue el autor del tanto del triunfo. La suerte estuvo presente, pero fue el trabajo de la defensa y de Eder lo que hizo que el equipo completo pudiera aprovecharla.

La fe y lágrimas de un capitán

Cristiano Ronaldo fue un motivo más para incentivar a sus compañeros, pero la estrella lusa regresó para continuar la labor desde el banquillo. Como si fuera el técnico comenzó a dar instrucciones, a arengar y apoyar a los jugadores desde la línea de cal, todo con una venda en la rodilla que disminuía el dolor más no las ansias por lo que pasaba ante sus ojos.

NO TE PUEDES PERDER:  LA MALA NOTICIA PARA RONALDO TRAS GANAR LA EURO 2016

El gol de Eder y el posterior pitido final lo hizo estallar en lágrimas una vez más, aunque ahora eran de una felicidad incontenible de un capitán que, desde cualquier punto, solo quería ayudar a los suyos.

Portugal nunca estuvo en las apuestas para levantar el trofeo, ni tampoco realizó un torneo esplendido (solo ganaron un partido en los 90 minutos), bien mirado su participación fue normal; sin embargo supieron aprovechar sus oportunidades y con trabajo duro y mucho esfuerzo obtuvieron una gloria que los elevará por siempre en la historia del balompié portugués.

Se Sociable, Comparte!

Related posts

Leave a Comment