You are here
pict (3501) FIFA 

La hora de Sommer en el arco suizo

pict (3501)

La Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™ fue el primer torneo al que Yann Sommer acudió con el combinado nacional de Suiza, aunque, como era de esperar, no disputó ni un solo minuto. En la jerarquía de la selección, el arquero del Borussia Moenchengladbach se encontraba entonces por detrás de Diego Benaglio, portero del VfL Wolfsburgo.

El meta suizo explicó a FIFA.com cómo disfrutó, a pesar de todo, de la experiencia mundialista, y nos contó lo que aprendió en ella. De cara a la Eurocopa de la UEFA Francia 2016, eso sí, la situación se presenta muy distinta para Sommer, que ahora es la primera opción para defender la portería del cuadro alpino tras la renuncia de Benaglio a la selección.

“Lógicamente, mi papel dentro del equipo es otro. Cuando eres titular, se comunican mucho más contigo”, afirmó el meta de 27 años: “Pero tampoco es que antes estuviera apartado en un rincón y tuviera que jugar a solas al tenis de mesa”, bromeó. “La gran diferencia es, como digo, que ahora soy yo quien salta al campo. Y de aquí en adelante me gustaría ir adoptando cada vez más un rol de líder en la cancha”, reconoció.



De Brasil, Benaglio y el asalto a Alemania
Y Sommer está convencido de que la experiencia adquirida en la Copa Mundial de Brasil, pese a su suplencia, le ayudará a conseguirlo. Pero ¿qué es exactamente lo que aprendió en aquel torneo? “No disfruté de minutos, pero comprobé de primera mano cómo se vive desde dentro una concentración de la selección en un campeonato así, cómo funciona el equipo… Celebras las victorias con todos. Es una sensación hermosa, muy profesional también”, recuerda este jugador nacido en el pueblecito de Morges, en el cantón de Vaud. “Tal vez suene banal, pero el hecho de viajar a Brasil, de ver a tanta gente ilusionada con el fútbol, descubrir un país nuevo… Son experiencias que quedan para siempre. Luego podré decir que yo estuve en el Mundial de Brasil”.

El 2014 fue también el año en el que Sommer, que había pertenecido al FC Basilea desde que tenía 14, puso rumbo a Moenchengladbach, donde no tardó en convertirse en uno de los arqueros más constantes y fiables de la Bundesliga. Gracias a su calidad, el suizo ha hecho olvidar rápidamente a su predecesor, el alemán Marc-André ter Stegen, ahora en las filas del FC Barcelona. Llama la atención además que, con los mencionados Sommer y Benaglio, así como con Marwin Hitz (FC Augsburgo) y Roman Buerki (Borussia Dortmund), son nada menos que cuatro los porteros suizos titulares en clubes alemanes de la máxima categoría. “No es casualidad que haya tantos suizos de más o menos la misma generación en la Bundesliga”, opina Sommer. “Actualmente se trabaja muy bien con los guardametas en nuestro país. Patrick Foletti, nuestro entrenador de porteros en la selección, está haciendo un gran trabajo y lo coordina a nivel nacional”.

Sommer también reveló que aprendió de su antecesor, Diego Benaglio: “Era un tipo increíble. La relación con él era de lo más cordial, había un gran ambiente en los entrenamientos. Siempre estaba tranquilo antes de los partidos, independientemente de si lo había hecho bien o mal en el anterior. Además, es una persona maravillosa fuera de la cancha, un cancerbero excelente y muy completo. Reconozco que en los entrenamientos le copiaba algunas cosas”.


Valentía y fe

Sommer, al que el Basilea cedió primero al FC Vaduz y luego al Grasshopper Club de Zúrich, antes de consolidarse en el equipo de St. Jakob Park, asumirá ahora la responsabilidad de defender el arco suizo en la Eurocopa que se disputará en el país vecino de Francia. “Por supuesto que es más bonito ser tú el que salta a la cancha. Es un torneo que me hace una ilusión tremenda”, dijo. Acto seguido, analizó brevemente el Grupo A de la liguilla, en la que los helvéticos se medirán a Francia, anfitriona del certamen, Rumanía y Albania. “No es un grupo fácil, desde luego. Francia es una de las favoritas al título. El primer choque contra Albania será de mucho prestigio. Conozco a un buen número de albaneses que han jugado en Suiza. De todos modos, nosotros también tenemos mucha calidad. Seguramente, el resultado del primer partido marcará un poco nuestra trayectoria en la Eurocopa. Y, en estos casos, ayuda mucho saber manejarse en grandes torneos. Alemania, por ejemplo, sabe desenvolverse increíblemente bien”.



Las últimas derrotas en los amistosos contra Bosnia y Herzegovina (0-2) y República de Irlanda (1-0) parecen haber apagado ligeramente la ilusión en el país alpino. “Es una pena que Suiza sea una de esas naciones en las que, a veces, su selección no cuenta con demasiado respaldo. Es cierto que se podrá argumentar que jugamos mal. Nosotros sabemos que no estuvimos acertados en esos partidos, pero hay otros países que tres o cuatro meses antes ya están deseosos de ver a su selección en la Eurocopa. Yo no noto esa ilusión en nuestro país”, reconoció Sommer con franqueza. “Nos hemos clasificado para un gran torneo, y eso es fantástico. Espero que la ilusión acabe llegando a Suiza”.

Tal vez la ilusión por el combinado suizo de cara a la Eurocopa de 2016 necesite de un resultado positivo para prender definitivamente. Y Sommer parece tener muy claro cuál es el camino a seguir: “Solamente podemos ganar si salimos a la cancha con valentía y fe en nosotros mismos. Ésa es la receta del éxito, incluso contra las grandes potencias. El problema es que a menudo nos vemos por detrás en el marcador y, aunque muchas veces nos recuperamos, en un torneo siempre es decisivo empezar marcando, porque no sueles tener demasiadas oportunidades para recomponerte”. Si Sommer es capaz de mantener su portería a cero y sus compañeros logran marcar goles, seguro que la euforia por la Eurocopa se desatará en Suiza.

TOMADO DE FIFA

Se Sociable, Comparte!

Related posts

Leave a Comment